El futuro del coworking: ¿Existirá dentro de 10.000 años?

En los últimos años, el coworking ha tomado posicionamiento. Además, ha obtenido un importante espacio y, en gran parte, se ha visto cuestionado su popular aumento ya que no se sabe qué tan positivo es o si puede tener un efecto negativo en su sostenibilidad en el tiempo.

¿Recuerdan los café internet? Tal vez, ya no son tan populares y no se encuentren de manera recurrente pero, en su momento, se veían en todas partes, era un espacio de conexión pero no tan personal. Sin embargo, la llegada de la banda ancha a los hogares colombianos fue lo que inició su declive. Por otro lado, tenemos al famoso Bluckbuster que no pudo evolucionar y convertirse en una competencia a la explosión de nuevas plataformas digitales gracias al internet.

Entonces, aparece la pregunta: ¿existirá el coworking dentro de 10.000 años? Bien, evidentemente, la pregunta no busca una respuesta en concreto sino, más bien, reflexionar en lo que el pasado ha dejado, el presente que tenemos o el futuro inmediato del movimiento. En este sentido, en un escenario a largo plazo se puede especular. Sí, no serán respuestas concretas pero imaginar los posibles cambios permite presentir las transformaciones que tendrán lugar en la sociedad e intentar anticipar las respuestas a los mismos.

Por ende, en el ámbito del trabajo y el coworking podríamos formular las siguientes preguntas:

  • ¿Qué porcentaje de la población trabajará dentro de 1.000 años?
  • De la población activa, ¿cuántos serán empleados y cuántos freelance?
  • ¿En cuántas ciudades/planetas vivirá una persona que nazca dentro de 2.000 años?

Esto nos permite saber y conocer de mejor manera qué nos deparará el futuro. Los cuestionamientos tal vez no nos den una respuesta certera del futuro pero sí nos permite acercarnos a posibles escenarios y prevenir nos permite ser sostenibles en el tiempo.

También puede leer: Co-working vs. espacios de negocio

Desde el nacimiento del coworking, el valor de la comunidad ha sido uno de los pilares más importantes para este movimiento. Aportar un espacio que resulte ser más que un lugar de trabajo y pueda ser lo que tus necesidades laborales y profesionales necesitan, no solo por un escritorio o una silla sino porque suple atenciones que en una oficina tradicional tal vez obtendrías a un costo exageradamente alto. No obstante, a veces, se necesitan tomar atajos que pueden resultar contraproducentes para el espacio en particular y, por extensión, al concepto en general. Entonces, evolucionar jamás será perder la esencia y trascender no tampoco será sinónimo de perder la identidad.  

En resumen, el coworking sí está llamado a cambiar o acompañar cambios que van más allá de los meramente tradicional, lo que genera ruido o es moda. Su intención, por encima de todo, siempre será hacer que sus miembros se sientan parte de algo más grande, algo aun más extraordinario de lo que vemos.

Y tú, ¿crees que existirá el coworking en 10.000 años?

coworking bogota

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *